Cómo vender libros antiguos

domingo, 4 de julio de 2010



Muchas personas conservan en sus bibliotecas, o archivados en otras partes, libros de sus padres o sus abuelos, que no precisan o de los cuales quieren desprenderse por cualquier motivo. A ellos, algunos consejos sobre cómo tasar y ofertar estos libros, los cuales llegar a valer bastante dinero.

Estado del libro

Cuanto mejor sea la condición del tomo, mayor precio puede pedir o esperar. Sin embargo, tenga en cuenta que los años no pasan en vano. Algunos libros muy viejos posiblemente han sido ediciones baratas o defectuosas. Esto hace que libros contemporáneos entre sí puedan tener estados muy diferentes, sin mencionar el factor del uso.

Chequee el estado de las hojas, una por una o de manera general (pero no superficial), si son muchas.

Revise los bordes y esquinas de las tapas. Pruebe con cuidado la encuadernación, y escuche si cruje (a veces lo hará y no será nada malo). Verifique que las hojas no estén manchadas ni escritas, incluyendo dedicatorias, autógrafos, garabatos de niños, manchas de óxido, etc. Todo esto puede aumentar o disminuir el precio del artículo: en todo caso recuerde mencionar lo bueno y lo malo, de manera que el usuario no pueda luego calificarlo negativamente. Sea honesto en mencionar los defectos y daños del material, al igual que las cosas que para usted, aumentan el valor.

Sea como sea, si decide poner a la venta un libro antiguo, debe aprender a cuidarlo. Sería prudente envolverlo en un folio y enviarlo así cuando lo venda; que este folio no tenga agujeros ni rasgaduras.

Rareza del artículo

Es el otro factor que puede elevar o disminuir el precio que pedimos por el libro. A mayor rareza, más precio. Las primeras ediciones, los libros autografiados por autores famosos, las ediciones únicas o muy viejas tienen un valor agregado al resto de los libros de esa misma época, o a ediciones consecutivas.

Si está en sus posibilidades, investigue en Internet o en una biblioteca cercana. Algunos libros son evidentemente poco raros, pero si está seguro de que se trata de tomos poco comunes, pida más dinero y explique porqué considera que ese es el precio justo. Si no está muy seguro, utilice opciones como las subastas, ya sea con precio de reserva o sin él.

En el caso de libros no muy raros, puede tratar de subastarlos o venderlos en lote, de manera que pedir por ellos un precio razonable y no tener que preocuparse por investigarlo a cada uno.

Tenga en cuenta dos cosas: en primer lugar, si usted no es un experto, puede equivocarse en la tasación. Un libro raro en su opinión puede resultar ser bastante común. En segundo lugar, no todos los libros antiguos y raros son caros por definición. Si bien existen coleccionistas de los temas más extraños, libros de temas poco comunes pueden no ser tan caros, debido a la poca demanda. Hay más coleccionistas de libros de historia militar, por ejemplo, que de libros de cocina antiguos.

Otros consejos

Si piensa vender una enciclopedia o colección de libros, revise que esté completa. Si es así, no tiene sentido venderla por partes. Ponga a la venta todo el lote: el hecho de que la colección esté completa aumenta su valor. Si, por el contrario, faltan algunos números, puede dejar abierta la opción de vender el lote entero o tomos sueltos.

Si lo que está vendiendo son otro tipo de artículos como revistas, fotografías de época, cartas, postales, etc., todos los consejos anteriores también se aplican. Sin embargo, tenga en cuenta que puede ser más recomendable la venta en lote, ya que el envío de este material puede encarecer el precio unitario, espantando posibles compradores.

Siempre publique fotos. Por lo menos, una de la tapa y una de las páginas interiores, particularmente el índice. Si es posible, también saque fotos de varias páginas interiores, no consecutivas, para mostrar el estado general del libro. Una oferta sin fotos es muy probable que termine sin compradores, ya que el usuario quiere comprobar detalles del libro y su estado, ya sea bueno o malo.

Una vez realizada la venta, consulte con el comprador y pregúntele porqué compra el libro, y cuales son sus intereses. Un buen coleccionista puede querer saber el origen de lo que está comprando, incluyendo anécdotas personales de cómo lo consiguió usted o sus parientes. Usted, como vendedor, no pierde nada conversando sobre estos temas, y puede ganar un futuro cliente al darle un trato más personalizado. Además, al saber qué es lo que busca el comprador, usted podrá ofertarle otros libros o artículos que tenga en su poder.

Envío del artículo


Como ya hemos dicho, conviene enviar el libro envuelto en un folio plástico de buen material. Además sería conveniente embalarlo dentro de una caja, particularmente si no tiene tapas o estas son blandas, de manera que el cartón resista los golpes que pueden darse en el transporte.

Aunque el servicio de Correo Argentino es muy bueno, nunca está de más prevenir. Es preferible que el paquete gane unos gramos antes de que el comprador nos califique negativamente por un embalaje deficiente que ha permitido daño al artículo.

Consulte precios y límites de peso en el servicio de transporte que vaya a usar, además de tamaños de cajas. Un error en el proceso puede hacer que cueste más dinero del que pensaba enviar el paquete. Esto puede encarecer innecesariamente el precio, espantando a posibles vendedores, o incluso hacerle perder dinero a usted al tener que mantener una promesa ya dada en cuanto al costo total.


Vía Guías Mercado Libre

1 comentarios:

muy interesante el articulo y quiero recomendar una web donde se puede ver muchos libros con su descripcio completa www.libreriausados.com.ar

Related Posts with Thumbnails
 
 
 

Afilianos

Afíliame


Contacto

mailonpix.com

Mi blog de arte

Sobre la Autora

Mi foto
Jane Lasso
Dibujante e Ilustradora de rostros y manga.
DIseñadora gráfica.



Ver todo mi perfil

Número de Posts


Widget by Ayuda para Blog

Contador

Páginas vistas en total

Top Comentaristas

Nuestro facebook

Que opinan los lectores